Cursos de árabe

Cómo practicar árabe fuera de clase

Si quieres aprender una lengua, has de practicarla. Aunque esto es cierto para cualquier lengua que estudies, con el árabe puede que lo sea un poco más. La mayoría del vocabulario que aprendas no va a parecerse en nada al de ninguna lengua que conozcas, y la gramática las más de las veces es intrincada y poco intuitiva.

Ya hemos hablado de ello antes: si piensas que con asistir a tus clases de árabe y hacer tus deberes vas a acabar sabiendo árabe, estás muy equivocado. Recuerda que estás estudiando una lengua semítica que poco tiene que ver con el español, y vas a tener que ser muy machacón para que los conocimientos se vayan afianzando. En definitiva: necesitas dedicarle tiempo.

Sin embargo, no tiene por qué ser un tiempo penoso. Existen multitud de actividades con las que practicar tu árabe, y no tienes por qué dedicar tu esfuerzo a las que no te motiven. Durante años aborrecí el deporte porque de pequeño me obligaban a ir a natación (ese deporte tan completo, pero para mí tan aburrido), y cantidad de gente detesta la lectura porque en el colegio les obligaban a leer el Cantar del Mío Cid (en lugar de dejarles que leyeran Harry Potter). No cometas el mismo error, si la actualidad te la trae al pairo no pierdas el tiempo viendo el noticiario de Aljazeera y búscate otra actividad que te estimule.

Con este post no pretendo descubrir el Mediterráneo, solamente inspirarte a ir más allá de las clases de árabe y ponerle el turbo a tu aprendizaje. Si se te ocurren más ideas, déjalas en los comentarios y las iremos añadiendo.


Cómo practicar tu comprensión

Lee: Cuanto más mejor. Empieza con cosas sencillitas: los textos de apoyo que vienen con la mayoría de los manuales, cuentecitos para niños árabes (que puedes encontrar en librerías especializadas, en tus viajes a países árabes o por internet) o textos específicos para estudiantes, acompañados de traducción (como las Historias jocosas de Yuha o los Cuentos tradicionales árabes, antología didáctica y bilingüe).

Necesitas leer para afianzar el vocabulario que conoces, para interiorizar estructuras sintácticas y morfológicas y para ganar velocidad. Empieza con textos vocalizados y a medida que ganes autonomía podrás ir incorporando a tu hábito textos más cercanos a tus intereses: periódicos, literatura, revistas, foros de internet, recetas de cocina…

curso de árabe

Escucha: Si te gusta la música árabe, tienes un buen filón para aprender. La página Melody4Arab está genial para descubrir artistas y escuchar online sus canciones o descargártelas. Cuando una canción te motive, busca la letra e intenta seguirla (si aspiras a entenderla busca la traducción por internet, puede que la encuentres). No te preocupes mucho si es dialecto, lo importante es hacer oído (mi mejor amiga, que ahora está haciendo un doctorado en árabe en Beirut, ya canturreaba canciones de Nancy Ajram en primero de carrera… y no necesariamente las entendía). Si prefieres no liarte y centrarte en el árabe estándar, esta página de Facebook cuelga de cuando en cuando canciones en fusha.

Pero no solo de música vive el oído. Si el árabe cantado no te hace tilín una opción muy productiva son los podcast, programas de radio que puedes descargar y escuchar cuando quieras. En Arabic Podcast tienes una buena selección, pero quizá encuentres más en iTunes Store (descárgate iTunes, ve a iTunes Store y abajo del todo a la derecha deberá aparecer un círculo con una bandera sobre la que tienes que pinchar, cambiar el país por el país árabe de tu elección y a continuación investigar en la sección de Podcasts). Encuentra un podcast de un tema que te interese y ve haciendo oído. Al principio no entenderás ni papa, pero si lo combinas con tus clases de árabe y con los conocimientos que puedas tener sobre el tema del que se habla, irás distinguiendo cada vez más cosas. Si no os apetece mucho rebuscar, os recomiendo BBC Extra, que presenta programas monográficos de temática muy variada y con una locución muy clara que incluye entrevistas a pie de calle con la que ir habituándose a los diferentes acentos árabes.

Ve: Si no te sacias con solo el sonido, la industria audiovisual árabe tiene mucho que ofrecerte. Una buena opción para principiantes es buscar la versión árabe de tu película de Disney favorita (normalmente dobladas en dialecto egipcio) o de tu anime fetiche (Dragon Ball, Detective Conan, Oliver y Benji y otros están doblados en árabe estándar). Ya sabes el argumento (y si eres friki también los diálogos), así que puedes centrarte en la comprensión, que no te vas a perder.

curso de árabe

Si buscas estímulos nuevos, pero que sigan siendo sencillos, en los diferentes canales de Aljazeera Children tienes una ingente programación infantil en árabe estándar. Otra buena opción son los documentales, como los que emite National Geographic Abu Dhabi, pues la voz va de la mano de la imagen, lo cual ayuda a la comprensión. Cómo no, también es buena opción escuchar las noticias, en cualquiera de las decenas de noticiarios árabes que se emiten a diario. Por último, no podemos parar de recomendar la página web Mumkin, dedicada a estudiantes de árabe, con multitud de videos transcritos, separados por niveles y en algunos casos acompañados de ejercicios.


Cómo practicar tu expresión

Haz amigos: No hay nada mejor para mejorar en cualquier lengua que que te tiren de ella. Rodéate de árabes y procura practicar con ellos lo último que has aprendido en tus clases de árabe. No solo progresarás, sino que podrás empaparte de cultura sin necesidad de comprar un billete de avión. Si en tu entorno no te es fácil conocer gente, existen páginas web de intercambio de idiomas, como Interpals , en las que podrás ponerte en contacto con hablantes de árabe de cualquier lugar del mundo.

Clases de conversación: Un complemento genial a tus clases de árabe, si quieres algo informal pero sistemático, son las clases de conversación. Cuando no tienes la presión del aula y de la corrección absoluta pero tienes frente a ti a un profesor o profesora que te asiste, la conversación fluye y tu árabe despega. Por experiencia propia puedo afirmar que como más he mejorado mis competencias orales ha sido charlando con alguien que me obligaba a hablar sacando temas de conversación y me iba guiando con correcciones sutiles. Pregunta en Academia Árabe por sus clases de conversación y dale a tu aprendizaje el empujón que necesita.

Estas son solo algunas ideas, pero seguro que vosotros tenéis vuestros métodos. Contadnos, ¿qué hacéis vosotros para practicar árabe fuera de clase?

¿Quieres añadir algo?

Responde como     o utiliza tu cuenta de